Por iniciativa del senador Jorge Eduardo Londoño, se cumplió en la Comisión Quinta del Senado de la República, el debate de control político a la empresa OCENSA S.A., operadora del tubo que el pasado 21 de julio ocasionó daño ambiental en la serranía las Quinchas, en cercanía al municipio de Puerto Boyacá, por causa del derrame de crudo que contaminó la quebrada la Cristalina.

El presidente de OCENSA S.A., Enrique Sandoval, se limitó a describir las maniobras que desarrolló la empresa tras el conocimiento del incidente e indicó que se hizo todo lo necesario para evitar que el hidrocarburo produjera un daño mayor. De acuerdo con Corpoboyacá, la mancha de crudo impactó directamente en 250 metros cuadrados de vegetación nativa.

Sin embargo, a las preguntas formuladas por el senador Jorge Londoño sobre el inventario de especies afectadas y el estado actual de la quebrada la Cristalina, Ocensa no hizo claridad y los representantes de la empresa se limitaron a decir que los esfuerzos están dedicados a dejar la zona tal y como estaba antes del incidente.

Según la operadora del tubo, los operarios de la empresa recogieron 44 galones de crudo del área del derrame, limpiaron 60 árboles y realizaron remoción de tierras, además se usaron enzimas especiales que digieren el hidrocarburo. Los esfuerzos dedicados a la recuperación del área le han costado a la empresa 2 millones de dólares.

El senador Londoño admitió, al finalizar la sesión, que los vacíos sobre la realidad de las acciones realizadas por OCENSA lo dejan preocupado, sin embargo, la empresa aceptó que si hubo daño ambiental. La Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) está desarrollando una investigación que conllevaría a imponer sanciones.

Adicionalmente, ante la pregunta del senador Londoño sobre si en la actualidad se estaban otorgando y tramitando licencias en las Quinchas, el ministro de ambiente Ricardo Lozano y el director de la ANLA Rodrigo Suárez, respondieron con un NO rotundo.

 

Descargar Circular