El proyecto de ley 206 de 2018, “Por medio del cual se promueve la reforestación y creación de bosques en el territorio nacional, estimulando conciencia ambiental al ciudadano, responsabilidad civil ambiental a las empresas y compromiso ambiental a los entes territoriales, se crean las áreas de vida y se establecen otras disposiciones” es el resultado de la articulación del trabajo de los honorables Senadores Jorge Londoño y Carlos Felipe Mejía, junto a la Confederación Nacional de Consumidores para incentivar la recuperación y conservación de ecosistemas en procura de la mitigación del cambio climático, por medio de la reforestación de zonas de importancia ecología tales como las rondas hídricas, como acto de conducta de responsabilidad ciudadana y empresarial ambiental.

Estas zonas de reforestación, establecidas por las autoridades municipales bajo lineamientos técnicos son nombradas Áreas de Vida, debido a su importancia de mantener y preservar las condiciones ecosistemas y servicios ambientales fundamentales como el agua, captura de carbono, entre otros.

Asimismo, el proyecto además de asignar y regular la responsabilidad de establecer las áreas de vida a las autoridades municipales y nacionales correspondientes, también busca premiar a los ciudadanos y empresas que hagan parte de la construcción de estas Áreas de Vida por medio de la siembra de árboles con diferentes beneficios.

Del mismo modo, busca modificar el artículo 111 de la Ley 99 del 1993 para que se declaré de interés público los ecosistemas estratégicos humedales y páramos, que contribuyan a la prestación de servicios eco- sistémicos relacionados con el recurso hídrico.

Donde se añade además que se debe destinar el 1% de los ingresos corrientes de los departamentos, distritos y municipios para la adquisición, mantenimiento y administración de zonas de protección, manejo, uso y aprovechamiento de ecosistemas forestales en cuencas hidrográficas y para financiar la ejecución de programas y proyectos que cumplan la recuperación, conservación, rehabilitación ambiental e implementación de planes de manejo en zonas de reconversión en busca de reducir riesgos ambientales en cuencas hidrográficas.

Finalmente, establece puntualmente:

  • La Condecoración del Árbol: reconocimiento a los ciudadanos, empresas, centros educativos, alcaldes y entidades públicas que se destaquen por su labor de promover la reforestación en los diferentes territorios del país.
  • El 29 de octubre como el Día Nacional del Árbol.
  • Jornadas de capacitación para incentivar la siembra de árboles.
  • La articulación de esfuerzos con las autoridades ambientales y las instituciones de educación superior para incentivar jornadas de siembra de parte de las comunidades educativas.
  • El establecimiento de un árbol simbólico por municipio.
  • La obligatoriedad de incorporar componente de reforestación en los Proyectos Ambientales Escolares de las instituciones educativas del país.

 

Descargar circular