A principios de este mes, la @UniversidadNacional a través de una comisión interdisciplinaria de expertos entregó el peritaje técnico al Consejo de Estado, el cual estudia actualmente una demanda que pide prohibir el 'fracking' en el país, donde somos coadyudantes. Compartimos las principales conclusiones:

 

  1. Se afirma que hay evidencia que esta práctica plantea amenazas importantes para el mantenimiento de la calidad del aire y del agua, la salud humana, seguridad pública, cohesión comunitaria, vitalidad económica a largo plazo, biodiversidad, estabilidad sísmica y estabilidad climática.
  1. La comunidad científica internacional ha evidenciado que los químicos que se usan en esta técnica son cancerígenos, con otros efectos adversos a la salud humana y animal.
  1. Existe el riesgo por emisión de radiactivos y gases efecto invernadero, con base en experiencias internacionales, que amenazan la variabilidad climática del mundo.
  1. No se garantiza beneficios económicos y sociales para el país, en cuanto a la diversidad de impactos que podría traer la aplicación de dicha técnica. Es decir, son más los costos de mitigación que utilidad.
  1. Existiría una lucha inevitable entre las comunidades y las empresas por el consumo de agua que implica el fracking. Dicho esto, el informe indica que habría impactos similares a los que existen actualmente por yacimientos convencionales en las comunidades locales.
  1. Los impactos nacionales en términos económicos deberán incluir un análisis detallado de los altos costos ambientales, operatividad, volatilidad de precios de crudo en el mercado internacional y el costo fiscal para el Estado por el gran portafolio de beneficios tributarios que las empresas actualmente tienen.
  1. Finalmente, el informe suscribe con nuestra tesis sobre que, de haber una eventual explotación de hidrocarburos con fracking, Colombia (y ningún país del mundo) no podrá cumplir las metas de reducción de gases efecto invernadero ratificadas en el Acuerdo de París sobre cambio climático.

 

Esperamos que este sea un llamado al Gobierno Nacional y al Consejo de Estado para desistir de la idea de adelantar proyecto pilotos de fracking y la eventual masificación de la técnica.

De tomar esta decisión, estaríamos apostándole a promover una efectiva justicia ambiental para las actuales y futuras generaciones.