Nos genera graves preocupaciones el proceso de participación en el licenciamiento ambiental del proyecto de exploración petrolero COR-15 que se realizaría en los municipios de Corrales, Busbanzá, Betéitiva y Tasco.

Actualmente se lleva a cabo el proceso de socialización y la eventual audiencia pública. La ANLA autorizó dichos espacios el 3 de noviembre. Se programaron reuniones informativas en los diferentes municipios el 30 de noviembre y el 2 de diciembre y se cita en menos de 15 días de esos primeros espacios la audiencia pública el 18 de diciembre de manera semipresencial.


Ante esto, se resalta que las comunidades manifiestan que 15 días no son suficientes para surtir un proceso de participación amplio en el que se puedan postular sus preocupaciones y posiciones frente al proyecto, en especial por la amplia área de influencia.


De igual forma, preocupa que, a pesar de hacerse semipresencial la audiencia, el aforo es a penas de 50 personas, lo cual, bajo el reconocimiento de las amplias barreras de conexión y el precario acceso a tecnologías de la información de nuestros campesinos, no se garantiza una participación efectiva. Ante esto, las comunidades afirman ver vulnerado su derecho a la participación y solicitan aplazar dicho espacio.


Adicionalmente, denuncian procesos irregulares de apoyo de la Gobernación de Boyacá a dicho proyecto, a pesar de visibilizar que podría haber graves impactos ambientales con los procesos de exploración.


Nos preocupa también las eventuales afectaciones, sobre todo, en el recurso hídrico que surte a las comunidades en sus necesidades básicas. Tememos un posible desplazamiento de familias por dónde se ubicarían los pozos de explotación. Solicitamos a las autoridades ser garantes de los derechos fundamentales de las comunidades y coherentes con nuestra constitución ecológica.

 

Comunicado por parte del Colectivo por la Protección de la Provincia Sugamuxi